50 años del secuestro de Di Stéfano en Caracas

El 24 de agosto de 1963 el mundo del fútbol fijó la mirada en Caracas, Venezuela, cuando se conoció que el delantero del Real Madrid, Alfredo Di Stéfano, había sido secuestrado en Caracas, cerca de las seis de la mañana, en el desaparecido hotel Potomac, por el grupo FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional). Un secuestro que fue utilizado como un golpe mediático para dar a conocer la lucha guerrillera contra el gobierno de turno, el del presidente Rómulo Betancourt.

El que organizó la operación fue Luis Correa, comandante del destacamento César Augusto Ríos. Mientras; el segundo al mando, por parte del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, fue Máximo Canales (alias de Paul del Río), nombre con el que se dio a conocer el guerrillero meses antes de ese mismo 1963, cuando comandó el secuestro del buque mercante Anzoátegui (Canales era el apellido de su madre).

Los secuestradores avisaron por teléfono que tenían en su poder a Di Stéfano asegurando que estaba “sano y a salvo”. Los padres de Di Stéfano se enteraron del secuestro al escuchar la noticia en la radio. “Alfredo Di Stéfano, el famoso crack del Real Madrid, ha sido secuestrado esta mañana en Caracas”, fue el relato que escucharon.

¿Qué hacía Di Stéfano en Venezuela?

Para el 24 de agosto de 1963 se desarrollaba en Caracas la séptima edición de la “Pequeña Copa del Mundo”, torneo que reunía a varios de los equipos más importantes del momento (Barcelona, Millonarios, Benfica, Porto, Roma, Botafogo, River, etc).

El torneo arrancó el 18 con el enfrentamiento entre Sao Paulo y Porto; mientras que Madrid ya había disputado un partido (el 20), ante Porto y un día antes, el 23 de agosto se midió al Sao Paulo, encuentro que no disputó Di Stéfano por molestias físicas, los tres equipos participantes en esa edición (aunque se habían anunciado en abril al Benfica, Milán y estaba en duda el Vasco de Gama).

Durante el secuestro

La agencia United Press International informó que durante el secuestro, el delantero había sido visitado por un médico para evaluar los problemas musculares por los cuales Di Stéfano no pudo jugar ante Sao Paulo. La misma agencia recogió declaraciones del futbolista durante su secuestro, en las que manifestó que lo estaban “tratando bien”.

También se conoció que durante esos días el argentino jugó las cartas con sus secuestradores y apostó a los caballos. Máximo Canales aseguró que el delantero había acertado en tres carreras. Di Stéfano contaría después que perdió más de lo que gano; eso si, todo con dinero de los secuestradores, pues el suyo lo había dejado en el hotel.

Canales dio detalles de la alimentación del jugador, asegurando que, entre otras cosas, el día antes de su liberación había comido “un plato español de arroz llamado paella”, jamón, mermelada de pera y consomé.

Además jugó al dominó. En la rueda de prensa que dio en la terminal de Barajas, donde se dispusieron unas mesas y unas sillas, con Don Santiago Bernabéu a su derecha, dijo que “me propusieron jugar al dominó y jugué. Mi compañero era un fenómeno a este juego y ganamos”. El delantero también comentó que lo dejaron escuchar la radio y pudo seguir por ese medio la retransmisión del partido entre Madrid y Porto.

Liberación

Los integrantes de las FALN liberaron a Alfredo Di Stéfano el 26 de agosto, cerca de las tres de la tarde. Medios españoles reseñan que el día anterior, durante el segundo partido que disputaron Real Madrid y Porto en la “Pequeña Copa del Mundo”, se había anunciado por los micrófonos del estadio que el delantero madridista sería liberado.

Fue soltado en la Libertador. Tenía los mismos pantalones y zapatos que el día de su rapto, y una chaqueta marrón y una chemise que le dieron los guerrilleros.

Posterior a su liberación al embajador de España en Venezuela, Matías Vega Guerra, el Madrid le otorgó la insignia de brillantes del club por su colaboración en la liberación. Fue a la embajada a donde se dirigió el jugador cuando fue liberado, llegó en un taxi que pagó con 20 bolívares que le dieron sus captores, y desde donde se comunicó con su familia.

Antes de volver a España la esposa del delegado de deportes de Venezuela le regaló a Di Stéfano una pulsera de oro con monedas, para su esposa, “en nombre de las mujeres venezolanas”.

El mismo día de la liberación, pero en la mañana, también trataron de secuestrar al organizador de la “Pequeña Copa del Mundo”, Damián Gaubeca.

Datos de la séptima edición de la “Pequeña Copa del Mundo”

Alfredo Di Stéfano solo disputó dos partidos; el primero contra el Porto el 20 de agosto antes de ser secuestrado y el segundo, ante Sao Paulo, el 28 de agosto después de ser liberado, aunque este último partido solo disputó los 45 primeros minutos.

Di Stefáno no marcó en el torneo. En cuatro partidos el Real Madrid marcó cinco goles. Marcó solo en tres de los cuatro partidos. Todos los goles fueron de jugadores diferentes: Amancio, Muller, Félix Ruiz, Gento y Evaristo (el encargado de acompañar a Gento y Puskas en el ataque merengue el día antes del secuestro de Di Stéfano y quien sustituyó al argentino en el último partido).

El campeón fue el Sao Paulo y se negó a disputar el último partido del torneo, pues ya estaba definido que era el campeón, lo que molestó a la organización del evento.

Un medio español recoge unas declaraciones de Gaubeca, el organizador, en las que aseguró al finalizar que esta sería la última edición del torneo.

Otros datos

Alfredo Di Stéfano y Paul del Río volvieron a reencontrarse el 25 de agosto de 2005, cuando se estrenó en el Santiago Bernabéu “Real, la película”, donde se expone, en parte, la historia del secuestro.

Otra película, “La batalla del domingo”, a la que hacen mención en el video del inicio del post, fue la que protagonizó Di Stéfano y en la que se le ve amordazado y atado a una silla. Se estrenó el lunes 2 de septiembre. Una semana después de su liberación. Una película apta para mayores de 16 años.

También en Caracas, pero en 1953, el futuro del delantero estaba en boca de todos. Corinthians, Roma, Barcelona y la selección de Caracas disputaban la tercera edición de la “Pequeña Copa del Mundo”. En ese entonces, el presidente del Barça, durante el torneo, declaró en Caracas que el club catalán había concretado el fichaje del argentino por el club azulgrana y que si Millonarios no aceptaba, el jugador quedaría inactivo un año. Aunque como es conocido no se llegó a concretar nunca el fichaje y Di Stéfano terminó en el Madrid.

En 1956 Di Stéfano ya había disputado la “Pequeña Copa del Mundo” con el Madrid, en Caracas. El Madrid fue campeón, hizo tres de los 14 goles de los merengues.  De los seis partidos que disputaron los blancos, jugó completos cinco y otro durante 45 minutos.

Antes ya había participado en la “Pequeña Copa del Mundo”, pero con Millonarios. Fue en 1952 y 1953.

En 1965 regresó el Real Madrid a Venezuela. En esa ocasión para el Tour Americano que llevó al equipo a Estados Unidos, Lima, Santiago, Buenos Aires, Mendoza y Caracas, donde se enfrentó al River Plate, partido que terminó 1-1, aunque ya Alfredo Di Stéfano no jugaba con Madrid.

En 1980, Madrid tuvo otro problema en Venezuela, aunque no tan importante como el secuestro de Di Stéfano. Ese año el conjunto merengue disputó el “Trofeo de Caracas”, ante Benfica y Colombia y después disputó dos amistosos ante Colombia y finalmente Venezuela. El 20 de junio fue el encuentro contra Colombia y los madridistas debían viajar de Caracas (donde se disputaba el Trofeo de Caracas) hasta San Cristóbal. En el camino fueron detenidos por la policía pues viajan sin documentación.

 

One thought on “50 años del secuestro de Di Stéfano en Caracas

Deja tus comentario

%d bloggers like this: